Articles

Prácticas no remuneradas

Prácticas no remuneradas

Publicado en Derechos del empleado, Derecho laboral, Sin categoría, Salario y hora el 14 de abril, 2014

Programas de pasantías y cumplimiento de la ley

Para los empleadores, diciembre plantea preguntas sobre cómo prevenir problemas en la fiesta de fin de año y qué hacer cuando inevitablemente surgen las indiscreciones inducidas por el alcohol y el espíritu festivo. En junio surgen preguntas sobre los becarios no remunerados que llegarán en la próxima semana. Aunque algunas empresas cuentan con programas de becarios que cumplen con las leyes estatales y federales sobre salarios y horarios, la llegada de los becarios de verano conlleva una responsabilidad potencial para muchas empresas.

En el pasado, muchas empresas no se preocupaban por el riesgo porque pensaban que era poco probable que un becario no remunerado con la esperanza de un futuro empleo en la empresa -o al menos con la esperanza de una referencia positiva- presentara una acusación administrativa o una demanda por salarios no pagados. Es posible que eso ya no sea una apuesta segura, ya que los becarios no remunerados han presentado recientemente una serie de demandas por salarios y horas de trabajo tras comprobar que sus prácticas se parecían más a un empleo no remunerado (Wang v. Hearst Corporation; John Henry et al. v. Warner Music Group Corp. et al. (Tribunal Supremo de Nueva York, caso número 155527/2013); Lauren Ballinger y Matthew Leib contra Advance Magazine Publishers Inc, d/b/a Conde Nast Publications (Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, caso número 13-4036).

¿Qué califica a un pasante no remunerado para estar exento de las leyes federales y estatales sobre salarios y horas?

El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (DOL) tiene en cuenta los siguientes factores a la hora de distinguir entre los becarios no remunerados y los que realmente se consideran empleados:

  1. Las prácticas, aunque incluyan el funcionamiento real de las instalaciones del empleador, son similares a la formación que se impartiría en un entorno educativo;
  2. La experiencia de las prácticas es en beneficio del becario;
  3. El becario no desplaza a los empleados habituales, sino que trabaja bajo la estrecha supervisión del personal existente;
  4. El empleador que proporciona la formación no obtiene ninguna ventaja inmediata de las actividades del becario y, en ocasiones, sus operaciones pueden verse realmente obstaculizadas;
  5. El becario no tiene necesariamente derecho a un puesto de trabajo al finalizar las prácticas; y
  6. El empleador y el becario entienden que el becario no tiene derecho a un salario por el tiempo transcurrido en la empresa

La División de Aplicación de Normas Laborales de California (DLSE) ha identificado los siguientes factores:

  1. Las prácticas son una parte esencial de un curso establecido de una escuela o programa de formación acreditado;
  2. El programa de prácticas coloca a los pasantes en varias empresas en lugar de beneficiar a un solo empleador;
  3. El pasante no desplaza a un empleado (i.e., El factor que parece causar más confusión y sorpresa para los becarios y las empresas tiene que ver con el tipo de tareas que realizará el becario. Si el becario realiza un trabajo que beneficia a la empresa y que ésta asignaría a un empleado, probablemente no se trate de un becario.

    ¿Cuáles son sus derechos como becario?

    Entonces, las empresas y los becarios suelen preguntarse, ¿significa esto que el becario no puede hacer nada de valor para las operaciones de la empresa? ¿Puede hacer sólo un trabajo que no ayude realmente a la empresa? La línea que separa el trabajo apropiado pero interesante para un becario y el trabajo desafiante que beneficia a la empresa puede ser difícil de trazar.

    Sin duda, algunas empresas ven a los becarios no remunerados como mano de obra gratuita y los utilizan de una manera que probablemente requiere que paguen a esos becarios como lo harían con sus empleados. Pero muchas empresas, sin saberlo, convierten a sus becarios no remunerados en empleados haciéndoles participar en proyectos con otros empleados o asignándoles un mayor nivel de responsabilidad, no porque vean una oportunidad de trabajo gratuito, sino con el objetivo de añadir valor a las prácticas y hacer que el becario se sienta parte del equipo. Sea cual sea la motivación, asignar trabajo real a los becarios no remunerados crea problemas potenciales.

    Al comenzar las prácticas de verano, las empresas y los becarios deben vigilar de cerca cómo pasan los becarios el verano, asegurándose no sólo de establecer programas de prácticas que cumplan con las normas federales y estatales aplicables, sino también de supervisar el trabajo que sus becarios realmente realizan a lo largo del programa.

    Cómo puede ayudar Rukin Hyland & Riggin LLP

    Rukin Hyland & Riggin LLP es un bufete de abogados laboral con sede en San Francisco cuya práctica se centra en todos los asuntos de derecho laboral. Para más información, póngase en contacto con nosotros para una consulta gratuita.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.