Articles

Cómo lidiar con los celos de tu pareja | Psychology Today Canada

Fuente: astarot/

Acabas de llegar a casa de una conferencia en Las Vegas y tu pareja te espera en el sofá echando humo: «¿Por qué no me has devuelto las llamadas? ¿Por qué no has respondido a mis mensajes de texto?»

Revisas tu teléfono móvil y encuentras seis llamadas perdidas y ocho mensajes de texto de tu pareja desde que despegó el vuelo. Estás a punto de disculparte por no haber llamado al aterrizar, pero tu pareja ya ha comenzado una diatriba sobre tu presunto libertinaje en Sin City. Pero suponiendo que en realidad no hubo nada inapropiado en tu comportamiento durante el viaje, ¿cómo respondes a sus acusaciones infundadas? Estas son sus opciones:

el artículo continúa después del anuncio

1. Enumeras tus actividades con el mayor detalle posible para demostrar que es imposible que hayas hecho ninguna de las cosas de las que te acusan. Al fin y al cabo, si mantienes la calma y la racionalidad, tu pareja acabará entrando en razón.

2. Te pones a la defensiva y le dices a tu pareja sin tapujos que no está siendo razonable. Después de todo, no has hecho nada malo y no te mereces este tipo de trato.

3. Simplemente te alejas y esperas a que tu pareja se calme. Después de todo, no quieres reforzar este tipo de mal comportamiento.

4. Te sientas al lado de tu pareja, le rodeas con tu brazo y le abrazas fuerte, si te deja. Al fin y al cabo, un ataque de celos no es más que la forma que tiene tu pareja de decirte que te ha echado de menos.

Una nueva investigación de la Universidad Carnegie Mellon nos proporciona información sobre la forma más eficaz de afrontar los celos de la pareja. Pero primero veamos cómo estos psicólogos consiguieron inducir sentimientos de celos en el laboratorio.

Se invitó a las parejas románticas a participar en lo que supuestamente era una prueba de agudeza sensorial de una hora de duración. En primer lugar, los miembros de la pareja fueron colocados en habitaciones separadas para rellenar extensos cuestionarios de antecedentes, en los que se incluían una serie de ítems sobre el estilo de apego relacional. En concreto, los investigadores buscaban parejas que puntuaran alto en apego ansioso, porque los celos son un rasgo clave de este estilo de relación.

article continues after advertisement

A continuación, se volvió a reunir a las parejas y se les encomendó una tarea que supuestamente evaluaba su agudeza en el sentido del olfato. Sentados juntos pero trabajando de forma independiente, cada uno de los miembros de la pareja rellenó una hoja de evaluación de cinco jabones perfumados diferentes, y después rellenaron otro cuestionario que evaluaba sus experiencias sensoriales. (Esto es lo que los psicólogos experimentales llaman una tarea de distracción, en el sentido de que no tiene nada que ver con la comprobación de la hipótesis, sino que sirve para distraer a los participantes del verdadero propósito del estudio.)

Después de esto, los compañeros fueron enviados a habitaciones separadas para rellenar otro cuestionario. Mientras tanto, los experimentadores seleccionaron uno de los dos compañeros al azar para reclutarlo como confederado. (En psicología social, un confederado es una persona del entorno experimental que colabora con el investigador para obtener una respuesta concreta de un participante. Por supuesto, el participante piensa que el confederado es un participante más.)

LO BÁSICO

  • Entender los celos
  • Encontrar asesoramiento cerca de mí

La tarea del posible confederado, si decidía aceptarla, era inducir los celos en su pareja. También se les aseguraba que su pareja sería informada sobre el engaño después. (Sólo dos personas se negaron a engañar a su pareja; hagan de eso lo que quieran.)

En la siguiente parte del experimento, el confederado hojeó fotos de personas, calificando su atractivo y si le gustaría tener una relación con ellas. Siguiendo las instrucciones, calificaron todas las fotos con un 9 o un 10 e indicaron algunas que les gustaría conocer mejor. Y las fotos eran de personas atractivas, al menos según las calificaciones de hotornot.com, de donde se extrajeron. A algunos de los confederados también se les indicó que mantuvieran el contacto físico con su pareja, mientras que a otros se les dijo que mantuvieran las distancias.

el artículo continúa después del anuncio

Como era de esperar, los participantes informaron en general de niveles más altos de celos después de la tarea de calificación de las fotos de su pareja, y esto fue así especialmente en el caso de los confederados ansiosos. Así que la manipulación funcionó.

Ahora, la prueba de la hipótesis clave de este experimento: ¿El contacto físico con tu pareja reduce los sentimientos de celos cuando la seguridad de la relación está en duda? Aquí es donde los resultados se ponen interesantes: Si la persona tenía una puntuación alta en apego ansioso, el contacto físico con su pareja reducía sus sentimientos de celos. Esto era lo que los investigadores habían predicho.

Pero también hubo una sorpresa en los resultados: Las personas que obtuvieron una puntuación baja en apego ansioso generalmente informaron de niveles bajos de celos después de la manipulación, como se esperaba. Sin embargo, informaron de más sentimientos negativos si su pareja les tocaba.

No está claro por qué ocurriría esto, pero los investigadores especularon que estas personas interpretaban el intento de contacto físico como una señal de que realmente había algo por lo que preocuparse. Normalmente, estas personas tomaban con pinzas las altas valoraciones de sus parejas sobre otras personas. Sin embargo, la situación contradictoria de expresar interés por otras parejas potenciales mientras se mantenía el contacto físico con su pareja actual hizo saltar las alarmas de estas personas que, por lo demás, tenían un apego seguro.

Las lecturas esenciales sobre los celos

Así que volvamos a nuestro escenario inicial de tener que lidiar con un cónyuge celoso:

En el primer escenario, mantén la calma y apégate a la razón. Este será probablemente el mejor curso de acción si su pareja tiene un estilo de apego seguro.

En el segundo escenario, usted está a la defensiva. Este enfoque sólo empeorará las cosas. Si su pareja tiene un apego seguro, su actitud defensiva despertará sospechas. Y si tu pareja está ansiosamente apegada, sólo reforzará sus inseguridades. (Como regla general, una vez que te pones a la defensiva, has perdido cualquier posibilidad de resolver un conflicto.)

article continues after advertisement

En el tercer enfoque, te alejas y esperas a que tu pareja se calme. Esta es la estrategia típica de una persona con apego evitativo. Y puede justificarlo diciéndose a sí mismo que no quiere reforzar el mal comportamiento. Aunque es posible que tú te calmes si te alejas, tu pareja definitivamente no lo hará, independientemente de su estilo de apego. Su pareja ha planteado un problema que usted necesita tratar, por lo que alejarse no logra nada.

Además, es importante entender que los principios del condicionamiento simplemente no se aplican a las relaciones humanas. Nuestras parejas no son ratas en jaulas cuyos comportamientos podemos moldear según nuestros caprichos. Las relaciones son más bien acuerdos mutuos para satisfacer las necesidades del otro. Si usted satisface las necesidades de su pareja, es más probable que ella satisfaga las suyas.

En el cuarto enfoque, usted da a su pareja contacto físico. Si sabe que su pareja está ansiosamente apegada, este es el mejor enfoque que puede adoptar. Le dará la seguridad que necesita en ese momento. En otras palabras, usted apaga el fuego.

Sin embargo, si su pareja está ansiosamente apegada, entonces debe entender que nunca podrá apagar las llamas de los celos por completo. No importa cuántas veces los apagues, volverán a brotar más tarde, a menudo cuando menos lo esperes. Lo mejor que puedes hacer es aprender a lidiar con los celos a medida que van surgiendo. Pero es poco probable que pueda extinguir las llamas por completo.

Al final, una de las claves de una relación exitosa radica en comprender su propio estilo de apego y el de su pareja. Conocer el tuyo te da la conciencia necesaria para abordar los conflictos de manera eficaz, en lugar de dejarte llevar por tus pasiones. Y conocer el de tu pareja te guía hacia la estrategia adecuada para resolver los conflictos antes de que destruyan vuestra relación. Éste es el poder que proporciona el autoconocimiento, incluso cuando los que te rodean ignoran alegremente los motivos de sus comportamientos o los efectos que tienen en otras personas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.