Articles

Cómo demandar a un taller mecánico (5 razones)

Hay varias razones por las que podría considerar demandar a un mecánico. Ya sea que el mecánico no haya arreglado el problema por el que usted pagó o que el problema haya empeorado, encontrarse en esta situación es frustrante.

En este artículo, aprenderá cómo demandar a un taller mecánico, así como cinco razones por las que debería hacerlo.

Cómo demandar a un taller mecánico (5 razones)

Todos hemos escuchado las historias de terror: alguien lleva su vehículo al taller para repararlo, sólo para recogerlo y darse cuenta de que el problema es peor. Un simple cambio de neumáticos se convierte en un nuevo trabajo de pintura después de que el mecánico raye la carrocería en pedazos. Un sencillo cambio de aceite se convierte rápidamente en un desastre después de que un mecánico inexperto pinche el depósito de aceite, dejándolo completamente inservible.

O, tal vez, un cliente recibe una factura con una lista de servicios kilométrica, incluyendo algunos que nunca quiso o esperó.

Situaciones como éstas pueden dar lugar a una tensión financiera extrema, a pérdidas o incluso a lesiones para un cliente desprevenido. Es exactamente por eso que las leyes del consumidor permiten a las personas demandar a un mecánico si creen que el servicio prestado fue negligente de alguna manera.

La oficina local del secretario del condado puede ayudarle a presentar una demanda y fijar una fecha en el tribunal para exponer su caso ante un juez. Mientras tanto, la siguiente información le ayudará a entender las razones más comunes por las que los consumidores demandan a los mecánicos.

Sin presupuesto (o presupuesto falso)

En el estado de California, los mecánicos deben proporcionarle un presupuesto preciso y actualizado de todos los servicios prestados antes de comenzar a trabajar en su coche. Además, los presupuestos están estrictamente regulados en el sentido de que deben contener cierta información. Por lo general, esto incluye una lista completa de todos los servicios que se proporcionarán, las piezas utilizadas y los costos asociados con la reparación.

Usted debe estar de acuerdo con la estimación antes de que el mecánico puede comenzar oficialmente a trabajar en su coche. Si usted rechaza o solicita una revisión, el taller no puede simplemente comenzar a hacer el trabajo y tratar de obligarle a pagar la factura de todos modos más tarde.

También existen reglas para los cambios en una estimación. Por ejemplo, si un mecánico comienza una simple inspección del vehículo, pero encuentra una correa del alternador parcialmente rota en el camino, no puede simplemente reemplazar la correa y cobrarle por ello más tarde. Tienen que ponerse en contacto con usted, crear un nuevo presupuesto y obtener su aprobación para el nuevo coste asignado.

El mayor problema con los ajustes de los presupuestos es el hecho de que la forma de aprobación puede parecer un poco turbia. Algunos talleres llaman a los clientes por teléfono y hacen que acepten verbalmente los cambios. Esto deja demasiado margen para la mala interpretación y la manipulación. En su lugar, siempre debe obtener los cambios por escrito.

Gravo de mecánico improcedente

Hay algunas situaciones en las que un taller mecánico podría colocar un gravamen sobre su vehículo (conocido como «gravamen de mecánico»). Básicamente, un gravamen válido otorga al taller el derecho a embargar su vehículo como pago de una deuda. Pero esto es mucho más complicado que simplemente decir: «Me quedo con su coche hasta que me paguen».

En primer lugar, sepa que la mayoría de los talleres y mecánicos individuales consideran esta opción como un último recurso absoluto. Sólo recurren a ella cuando se han agotado todas las demás demandas de pago. Si un mecánico le amenaza constantemente con embargos después de que usted se retrase uno o dos días en un pago, considere esto una señal de alarma.

En segundo lugar, no todos los mecánicos pueden colocar un embargo legal. Los contratistas sin licencia, por ejemplo (mecánicos amateurs) no pueden colocar un gravamen por montos mayores a $500; simplemente no hay jurisdicción legal para que esto sea permitido. Sin embargo, todavía pueden demandar a usted en el tribunal civil sin un derecho de retención.

Un derecho de retención tampoco es necesariamente válido sólo porque usted todavía no ha pagado a su mecánico la cantidad total adeudada. Los mecánicos deben cumplir con ciertos plazos e incluir información específica con el fin de crear un gravamen válido. Si no se adhieren a cualquiera de las siguientes directrices, el derecho de retención en sí puede ser considerado legalmente inválido.

  • Notificación Preliminar – El mecánico debe notificarle de su intención de colocar un derecho de retención en su vehículo dentro de no más de 20 días del servicio prestado. Sólo puede incluir los servicios, las piezas y los honorarios asociados que se produjeron dentro de este período de 20 días (no antes ni después).
  • Notificación de Embargo Mecánico – El siguiente paso es presentar una Notificación de Embargo Mecánico. Esto debe incluir una lista completa de los servicios prestados, las piezas y la mano de obra, la información de contacto de ambas partes (incluyendo la dirección física del taller), y una declaración jurada de prueba de servicio. Además, debe ser presentado y proporcionado dentro de los 90 días de la fecha de servicio original.
  • Ejecución del derecho de retención – Después de haber sido notificado, el mecánico debe presentar una demanda en el tribunal civil dentro de los 90 días. Esto les da la oportunidad de buscar la aprobación del tribunal para ejecutar (finalizar) el gravamen. Si no cumplen con la notificación del proceso o no se presentan al tribunal, el juez puede declarar el gravamen inválido.

Si un gravamen es juzgado inválido, usted tiene el derecho de demandar al taller mecánico para la compensación. Esto puede ser en forma de dinero o simplemente como la devolución del vehículo en el que pusieron el gravamen.

Incumplimiento de la garantía

No todos los mecánicos están aprobados por los fabricantes de automóviles para trabajar en sus vehículos. Esto es importante porque un mecánico podría anular inadvertidamente la garantía de un vehículo nuevo cuando le preste servicio. Por ejemplo, si usted hace que un mecánico aficionado repare su transmisión, y más tarde ésta falla, el fabricante puede negarse a cumplir su garantía como resultado directo, dejando que usted pague de su bolsillo.

Por otro lado, si un mecánico acepta garantizar sus servicios, pero más tarde se niega a cumplir la garantía, usted también tiene derechos. Puede demandarles para obtener una indemnización o para obligarles a cumplir la garantía (que se considera un contrato legal).

Mala mano de obra

El trabajo de mala calidad no sólo es molesto, también es una buena razón para demandar. Esto es especialmente cierto cuando la mala mano de obra resulta en lesiones o daños a usted o a terceros (por ejemplo, un accidente de vehículo). Un mecánico aficionado que le arregla el latiguillo de los frenos puede ser culpable si el latiguillo falla más tarde mientras conduce debido a su propia incompetencia.

Sin embargo, un servicio imperfecto no es necesariamente mala mano de obra. Hay situaciones en las que pueden surgir problemas (como la rotura de una tuerca al cambiar un neumático) que pueden ser involuntarios, accidentales o incluso causados por influencias externas. Lo que hay que preguntarse es si el trabajo cumplió con las expectativas razonables. Por ejemplo, un taller mecánico que instala una pieza incorrecta es obviamente incompetente.

Tenga en cuenta que la mala mano de obra que resulta en accidentes puede calificar para demandar no sólo por el vehículo o la mano de obra en sí, sino también por lesiones personales.

Fraude, estafas y engaños

Tenga en cuenta que ha habido situaciones en las que los mecánicos y otros proveedores de servicios han tratado de defraudar o estafar a los clientes. Esto incluye el abuso del proceso de gravamen en un intento de extorsionar a los clientes, inflando injustamente las facturas, mintiendo sobre los servicios, añadiendo honorarios imaginarios, o incluso cobrando por servicios que nunca han prestado realmente.

Una de las estafas más comunes consiste en cobrar a los clientes por piezas nuevas o de marca cuando en realidad, el mecánico recogió la pieza de segunda mano de un desguace. Si usted no es lo suficientemente consciente como para reconocer la diferencia, esto puede pasar desapercibido hasta que la pieza se rompe y se da cuenta de que ha sido engañado.

No importa cuál sea el método exacto, el fraude y las prácticas comerciales engañosas son casi siempre una razón para demandar. Sin embargo, usted debe tener pruebas – y que puede ser difícil de encontrar. Un abogado puede ayudarle a investigar.

¿Se puede demandar a un mecánico por tardar demasiado tiempo?

Tal vez – pero esto puede ser extremadamente difícil de determinar por su cuenta. El problema radica en determinar la definición exacta de «demasiado tiempo»

Algunos vehículos son difíciles de reparar, ya sea porque son extremadamente complejos de trabajar o porque es difícil encontrar piezas para ellos. En raras ocasiones, se puede tardar incluso meses en encontrar una pieza; suele ser el caso de las antigüedades más antiguas. No obstante, el concesionario debe mantenerle informado de la situación y establecer unas expectativas razonables de antemano.

Por otra parte, algunos mecánicos posponen las reparaciones por otras razones menos necesarias, como la dilación, la pereza o la falta de recursos (por ejemplo, no pueden pagar las piezas). Un concesionario que retiene su coche en el aparcamiento durante un mes o más sin completar las reparaciones, y no puede darle una buena razón para ello, está prestando, en efecto, un mal servicio.

Además, es importante tener en cuenta que el incumplimiento de cualquier cosa indicada en su contrato original es, de hecho, una razón para demandar. Un mecánico que promete terminar en un mes, y sin embargo termina en el mes tres, es considerado negligente por incumplimiento de contrato.

Por último, usted debe haber experimentado algún tipo de daño o pérdida como resultado de estar sin su vehículo. Por ejemplo, si usted pierde su trabajo debido a la falta de transporte, usted puede tener un caso. Si no puede socializar el fin de semana, y esa es su única preocupación, probablemente no tenga una razón para demandar.

Ahora que sabe cómo demandar a un taller mecánico, puede dar el siguiente paso para resolver su situación.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.