Articles

Cómo convertirse en agente inmobiliario

El sector inmobiliario es una carrera gratificante con un enorme potencial de crecimiento. La Asociación de Funcionarios de la Ley de Licencias Inmobiliarias estima que hay más de dos millones de agentes inmobiliarios activos en los Estados Unidos. Además, según la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, se espera que las perspectivas de trabajo para los agentes inmobiliarios crezcan un 6% entre 2016 y 2026.

La carrera inmobiliaria también es atractiva porque no se necesita un título universitario para ejercerla y ofrece un horario flexible. No importa cuál sea tu experiencia previa, si estás buscando una nueva carrera, querrás echar un vistazo a la industria inmobiliaria. Esta guía completa detalla todo lo que necesitas saber sobre cómo convertirte en agente inmobiliario.

Requisitos mínimos para convertirse en agente inmobiliario

Si estás buscando vender bienes raíces por primera vez, hay algunos requisitos mínimos que tendrás que cumplir. Como profesional inmobiliario, debes:

  • Cumplir con el requisito de edad de su estado, que suele ser de 18 o 19 años
  • Ser residente legal de los Estados Unidos
  • Cumplir con los requisitos básicos de educación, como tener un diploma de escuela secundaria
  • Ser capaz de pasar una verificación de antecedentes
  • Completar la educación previa a la licencia específica del estado
  • Pasar el examen de licencia de bienes raíces específico del estado

Antes de seguir el camino para convertirse en un vendedor de bienes raíces, también debe entender lo que implica el trabajo. Incluso si cumple con los requisitos mínimos del trabajo, puede descubrir que no está hecho para el sector inmobiliario.

¿Qué implica el sector inmobiliario?

El primer paso para convertirse en agente inmobiliario es determinar si está capacitado para este tipo de trabajo. Comience por considerar algunos de los requisitos diarios y las habilidades necesarias asociadas con el trabajo en el mercado inmobiliario.

Habilidades de la gente

Si desea convertirse en un agente inmobiliario exitoso, necesitará habilidades de la gente. Gran parte de tu día lo pasarás trabajando con clientes, facilitando la compra y venta de una propiedad. Tendrás que hacer cosas como:

  • Preparar las presentaciones de los listados
  • Establecer las casas para las visitas
  • Hacer y subir fotografías digitales
  • Buscar listados potenciales para tus clientes
  • Enviar por correo electrónico los listados a los clientes
  • Organizar visitas

Pasarás mucho tiempo comunicándote a través del correo electrónico y por teléfono. Si no te sientes cómodo tratando con la gente y hablando con frecuencia, puede que quieras buscar otra línea de trabajo.

Habilidades administrativas

Los agentes inmobiliarios también deben ser increíblemente organizados. Tienen que cumplir con plazos estrictos y gestionar una agenda que cambia a menudo. Entre los ejemplos de trabajo administrativo que puede realizar un agente inmobiliario se encuentran:

  • Firmar y archivar varios contratos de arrendamiento y otros documentos legales
  • Crear presupuestos
  • Realizar la entrada de datos, como introducir la información de los clientes en una base de datos
  • Desarrollar planes de marketing
  • Actualizar los listados del sitio web

Habilidades de investigación

También querrás tener excelentes habilidades de investigación. Si quieres convertirte en agente inmobiliario, tendrás que investigar y generar nuevos contactos. También tendrás que encontrar posibles anuncios en tu zona.

Capacidad de improvisación

Si buscas un trabajo en el que te sientes en un escritorio durante 8 horas al día, el sector inmobiliario no es para ti. Aunque el trabajo permite algunos horarios flexibles, es probable que no estén dentro de un horario estándar de nueve a cinco. Debes estar dispuesto a trabajar con los horarios de los compradores y vendedores para coordinar las horas de las visitas y otros eventos.

Cómo convertirse en agente inmobiliario: paso a paso

Si crees que tienes las habilidades necesarias para convertirte en agente inmobiliario, es el momento de empezar a explorar los seis pasos necesarios para hacerlo.

Paso 1: Investiga los requisitos de licencia inmobiliaria en tu estado

Lo primero que tendrás que hacer para convertirte en agente inmobiliario es investigar los requisitos de licencia del estado en el que deseas trabajar. Puede encontrar esta información en el sitio de la comisión inmobiliaria de su respectivo estado. Los requisitos específicos varían de un estado a otro, por lo que querrá asegurarse de prestar mucha atención a este punto.

Además, si vive cerca de una frontera estatal o viaja a menudo a otro estado, puede considerar la posibilidad de obtener la licencia en varios estados. Los estados tienen un acuerdo de reciprocidad similar a las licencias de conducir. Si se convierte en agente inmobiliario en un estado, es probable que su licencia sea válida en otro estado después de aprobar un examen escrito. Estos exámenes escritos son más cortos que los exámenes exhaustivos que detallaremos a continuación.

Paso 2: Inscríbase en el curso de prelicencia de bienes raíces de su estado

Una vez que conozca los requisitos de su estado, inscríbase en un curso de prelicencia en una escuela de bienes raíces. Muchos estados ofrecen cursos presenciales y en línea para aquellos que buscan practicar bienes raíces. Estos cursos pueden ser un reto, pero te prepararán para la vida como nuevo agente inmobiliario. Al elegir una escuela, considere aspectos como:

  • La reputación de la escuela
  • La calidad del contenido que ofrece la escuela
  • Los profesores que imparten el curso

Puede esperar pagar entre 100 y 400 dólares por un curso de prelicencia. Completar un curso de pre-licencia es obligatorio para presentarse a un examen de bienes raíces. No podrá presentarse a un examen de bienes raíces simplemente estudiando mucho, o metiendo la nariz en los libros y tratando de enseñarse a sí mismo los bienes raíces.

Paso 3: Tomar y aprobar el examen para obtener la licencia

Una vez que complete su curso de pre-licencia, estará listo para presentarse al examen de bienes raíces. Lo mejor es que tome el examen poco después de completar su curso de bienes raíces. Sin embargo, debe comenzar a prepararse de antemano.

Muchos estados requieren que proporcione sus huellas dactilares, información de verificación de antecedentes y una cuota para presentarse al examen de licencia. Los estados suelen tardar un par de semanas en procesar esta información, por lo que le conviene presentarla con bastante antelación a la fecha prevista para el examen.

Estos exámenes cuestan alrededor de 400 dólares y tienen dos secciones. Una sección cubre las prácticas generales de bienes raíces a nivel nacional, mientras que la otra implica más leyes de bienes raíces específicas del estado. No se puede hacer una sección a la vez. El estado califica cada sección por separado, y usted debe aprobar ambas secciones para aprobar el examen. Una vez que apruebe el examen, estará listo para comenzar su carrera inmobiliaria a tiempo completo.

Paso 4: Buscar una agencia y un corredor

Aunque haya aprobado el examen de bienes raíces, no está autorizado a operar como agente independiente. Tendrás que vincularte con una agencia inmobiliaria para empezar a comprar o vender propiedades. Los estados no conceden licencias inmobiliarias hasta que puedas demostrar que has recibido el patrocinio de un corredor.

Deberías empezar a buscar un corredor al principio del proceso. Entreviste a varios corredores gestores para conocer su estilo de trabajo, la estructura de la agencia y los honorarios de los agentes. La mayoría de los agentes tendrán que pagar una cuota a la agencia bajo la que trabajan. A veces se trata de una tarifa plana. Otras veces, el contrato especifica que el corredor recibe un porcentaje de cada venta. Asegúrese de que los corredores indiquen claramente los precios que se espera que pague.

Además, pregunte a los corredores sobre la tutoría o las clases adicionales que ofrece la agencia. Algunas agencias emparejan a los nuevos agentes con los experimentados en los primeros tratos para asegurarse de que el nuevo agente aprende los entresijos del oficio a la vez que se adhiere a la ley inmobiliaria.

Paso 5: Educación continua

Incluso después de su primer año, necesitará invertir en educación inmobiliaria continuamente. Tomar cursos de educación continua le ayuda a mantener su licencia.

Muchos agentes también optan por obtener designaciones de especialidad que les permiten comercializar y dirigir sus servicios a diferentes segmentos de personas. Por ejemplo, algunos agentes se unen a la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR), lo que les permite utilizar el término «Realtor®».

Aunque mucha gente utiliza «agente inmobiliario» y «agente de bienes raíces» como sinónimos, los dos términos son diferentes. «Agente inmobiliario» es un término amplio. «Agente inmobiliario» es un título que se otorga sólo a aquellos que se hacen miembros de la NAR. La agencia o el corredor para el que trabaja puede aconsejarle sobre qué certificaciones son las mejores.

Paso 6: Planificar y hacer un seguimiento de los gastos

Aunque esté bajo el patrocinio de un corredor, el IRS le clasifica como contratista independiente. Trabajar como contratista independiente significa que tendrás que ser diligente a la hora de hacer un seguimiento de tus gastos para poder deducirlos de tus ingresos como un gasto de negocio. A continuación se presentan algunos de los gastos cotidianos que puede tener al trabajar como agente inmobiliario:

  • Señalización: Usted necesitará carteles personalizados con su nombre para colgar en su primer listado. Estos suelen costar entre 40 y 60 dólares cada uno. También necesitará tableros con marco en forma de A para la casa abierta. Estos cuestan alrededor de $100 cada uno.
  • Cuotas de la Asociación: Usted puede esperar pagar cuotas anuales de $300-$700 en su asociación local.
  • Servicios de caja de seguridad: Las llaves de los listados se colocan en cajas de acceso controlado. Normalmente se compran tanto las cajas como el servicio para acceder a ellas. Las tarifas oscilan entre 300 y 500 dólares al año y cada caja cuesta unos 100 dólares: Tratar de dar a conocer su nombre es costoso. Los proveedores de terceros, como Zillow y Trulia, ofrecen opciones de publicidad para los agentes, pero los anuncios en sus listados pueden costar entre 50 y 1.000 dólares al mes.
  • Gastos varios de oficina: No olvides las fotos profesionales para tus tarjetas de visita, las propias tarjetas de visita y otros suministros de oficina como un ordenador, una impresora y algunas carpetas de transacciones.

El mantenimiento del vehículo y los viajes también son uno de los gastos más importantes para los agentes inmobiliarios. Si utiliza su coche estrictamente para fines profesionales, puede deducir todos los gastos relacionados con el vehículo. De lo contrario, puede resultarle más útil deducir el kilometraje total recorrido. Usted querrá mantener un registro de cosas como el kilometraje y los peajes para reducir su carga fiscal al final del año.

También querrá considerar la posibilidad de hacer pagos de impuestos trimestrales estimados sobre cualquier comisión de bienes raíces que usted gana. Dado que no hay un empleador que descuente los impuestos de sus cheques, se le exige que pague la totalidad de la carga fiscal federal del 15,3% – normalmente, su empleador pagaría la mitad de esto, y usted pagaría la otra mitad. Dado que Estados Unidos tiene un sistema de pago de impuestos, tiene que calcular cuánto debe cada trimestre. No hacerlo podría dejarle con una importante multa fiscal al final del año.

Seguir los gastos del negocio inmobiliario puede ser fácil

Desde el momento en que empieza a pagar los cursos previos a la obtención de la licencia, está acumulando gastos del negocio que puede deducir de sus ingresos por cuenta propia. Por qué esperar hasta el final del año para tratar de averiguar qué gastos tuvo? Considere la posibilidad de utilizar un software de contabilidad fiable como QuickBooks Self-Employed. QuickBooks facilita a los contratistas independientes y a los propietarios de pequeñas empresas el seguimiento de sus gastos y el pago de sus impuestos al final del año.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.